Las habilidades blandas te enseñan a ser un mejor líder

¿Qué son las habilidades blandas y cómo cultivarlas en tu equipo?

La acelerada implementación de la inteligencia artificial está cambiando la fuerza laboral. Lógicamente, esto ha dejado a muchos trabajadores preocupados por la posibilidad de que sus puestos se automaticen. Si bien el miedo está justificado, hay un área de habilidades de la que carecen la inteligencia artificial y los robots. Se trata de algo que todavía es muy valorado en el lugar de trabajo: las habilidades blandas o interpersonales.

¿Qué hace que las habilidades blandas sean tan importantes? Naz Beheshti escribió un interesante artículo para la revista Forbes, en el que reseña una  investigación de competencias en más de 200 empresas y organizaciones en todo el mundo. La investigación encontró que la inteligencia emocional era dos veces más importante que la capacidad técnica y cognitiva para distinguir a los de mejor desempeño en las entrevistas de trabajo. En puestos de alta dirección, era cuatro veces más importante.

Las habilidades blandas se han convertido en la nueva moneda en la era digital a medida que la tecnología cambia la forma en que trabajamos.

Por otro lado, Dylan Walsh analiza un estudio del MIT Sloan que descubrió que la capacitación en habilidades blandas, incluso en un entorno de fábrica, puede mejorar la productividad del trabajo en una organización. Ante esta realidad, cabe preguntarse: si las habilidades blandas son tan importantes, ¿por qué tantas organizaciones pasan por alto desarrollarlas?

Para ayudarte a mejorar la productividad de tus empleados, veamos cuatro habilidades blandas necesarias y cómo se pueden mejorar. Pero antes, veamos qué son estas habilidades.

¿Qué son las habilidades blandas y qué la diferencian de las habilidades fuertes?

Las habilidades blandas son las llamadas habilidades interpersonales. Por lo tanto, podemos decir que las habilidades blandas son los atributos personales, los rasgos de personalidad, las señales sociales y las habilidades de comunicación necesarias para garantizar el éxito en el trabajo.

Las habilidades interpersonales definen como una persona interactúa en sus relaciones con los demás. Son similares a las emociones e ideas que permiten a las personas “leer” a sus semejantes. por lo tanto, no se pueden medir cuantitativamente y son difíciles de evaluar de forma objetiva.

Algunos ejemplos de habilidades blandas son los siguientes: actitud, adaptabilidad, comunicación, trabajo en equipo, toma de decisiones, positividad, pensamiento crítico, etcétera.

Entonces, ¿qué diferencia a las habilidades blandas de las habilidades duras?

Las habilidades duras se refiere a conocimientos técnicos o específicos útiles para realizar un trabajo. Estas se pueden obtener a través de una buena educación o de un aprendizaje constante. Por ejemplo, una habilidad dura o difícil para un profesional de TI serían los lenguajes de programación.

Las habilidades blandas, en cambio, se adquieren más interactuando con los demás y adquiriendo experiencia de dicha interacción. Sin embargo, existen programas educativos y MOOC que te dan pautas para aprender estas habilidades. Así que voy a incluir un curso en línea que te ayude a potencia cada una de estas habilidades. 

Eso sí, lo único que garantiza el aprendizaje de estas habilidades es tu entorno y la forma como adquieres experiencia a través de tu interacción con las circunstancias que te rodean.

¿Entendiste qué es son las habilidades blandas y en qué  se diferencia con una habilidad dura? ¡Excelente! Ahora vamos a abordar cuatro importantes habilidades imprescindibles en el mundo laboral y cómo adquirirlas.

¿Empezamos?

4 habilidades blandas imprescindibles en la era de Internet

A continuación, las habilidades blandas que llevarán a tu equipo de trabajo a dar los mejores resultados.

1. ¿Cuál de las habilidades blandas nos brinda elasticidad ante los cambios? La Adaptabilidad

La adaptabilidad es una de las habilidades blandas que nos ayuda a asumir los cambios sin estres

Abigail Hess cita que, según LinkedIn, la adaptabilidad figuraba como una de las 5 habilidades blandas más demandadas en 2019. Las industrias, las tecnologías y las organizaciones están cambiando a una velocidad vertiginosa, por lo que esta demanda tiene mucho sentido. En ese sentido, la esencia de la adaptabilidad es ser flexible y aceptar el cambio. Es probable que los empleados que no pueden seguir la corriente se queden atrás.

El miedo al fracaso es una razón clave por la que las personas no aceptan el cambio. Se sienten cómodos donde están y se convierten en expertos de lo que saben. Entonces, cuando se produce un cambio, es posible que se sientan frustrados, ansiosos e incluso enojados. Por lo tanto, lo más importante que puedes hacer para desarrollar la adaptabilidad en tus empleados es cultivar una cultura que permita margen para los errores.

Desde Google hasta Intuit , algunas de las empresas más innovadoras celebran el fracaso porque alienta a los empleados a salir de su zona de confort y aprender de sus errores. Dejar espacio para el fracaso brinda a los empleados la confianza para probar algo nuevo. También les ayuda a adaptarse a un entorno empresarial en constante cambio que los posiciona positivamente para el futuro.

¿Qué curso te ayuda a entender cómo la adaptabilidad te ayuda a tener éxito en tu vida y en tu trabajo?

El futuro depende de ti. Así se llama un curso gratuito de la plataforma educativa de La Telefónica, Miriadax. Los profesores Federico Gutiérrez-Solana, Leandro Fernandez, Luisa Rosiach, Olga Conde y Raquel Gutiérrez te darán todas las herramientas necesarias para que conozcas tu cerebro y utilices la inteligencia emocional a tu favor.

2. Comunicación: una de las habilidades blandas que no pasan de moda

El aprendizaje colaborativo es una de las habilidades blandas que fomenta la interacción en grupo

La comunicación a menudo encabeza la lista de habilidades blandas más deseadas. Sin embargo, la brecha de habilidades para esta competencia sigue siendo bastante grande. La brecha es aún mayor con los millennial. Si no puedes confiar en que la próxima generación de trabajadores disminuya esta brecha, ¿qué puedes hacer al respecto?

Te puedo asegurar que la mejor manera de aprender a comunicarse es practicar la comunicación. Por esta razón, te aconsejo que asignes mentores a los trabajadores más jóvenes para que puedan aprender la comunicación interpersonal de alguien que lo haga bien. La interacción cara a cara es vital para desarrollar habilidades de comunicación importantes.

Otra forma de desarrollar la comunicación sería alentar el uso de foros de discusión. Incluso si está en una capacitación en línea. Aunque está en un entorno digital, la plataforma proporciona un lugar para que las personas interactúen y se comuniquen en un entorno profesional. También es importante para los empleados de nivel básico que pueden carecer de experiencia escribiendo formalmente.

¿Qué curso en línea resulta importante para mejorar esta habilidad?

El coach en Comunicación José María Enríquez tiene un excelente curso en Tutellus donde te enseña a combatir el miedo escénico. El curso se llama “Conviértete en un excelente comunicador hablando en publico” y, ademas, te enseña a dominar todas las técnicas vocales de oratoria y la comunicación no verbal.

Puedes tomar este curso para fortalecer tus habilidades blandas de comunicación interpersonal. Pero también puedes utilizarlo para capacitar a tu personal en esta área.

3. Resolución de problemas: una de las habilidades blandas mas requeridas en los líderes de hoy

La resolución de problemas es una de las habilidades blandas que nos facilita el entendimiento con los demás

Los problemas son una parte inevitable de la vida y el trabajo no es una excepción. A propósito, permíteme contarte una anécdota de un compañero de trabajo cuando hace unos años trabajaba para una importante multinacional de las telecomunicaciones. Si quieres saltarte esta historia, continúa leyendo en el párrafo cinco de esta sección.

Martín Contreras (nombre ficticio por razones éticas) era supervisor de operaciones de campo en la misma unidad de negocios donde yo laboraba. En mis años como supervisor de operaciones en varias empresas, no conocí a nadie como él. Todos los meses… ¡he dicho todos los meses! cumplia con todos sus KPI´s. Su equipo siempre estaba entre los primeros en calidad, productividad, eficiente uso de materiales y otras métricas medibles. De hecho, mientras el resto del equipo teníamos que trabajar horas extras para cumplir con nuestras métricas, Martín y su equipo siempre culmina en su horario, incluso antes.

Pero Martín tenía un grave problema: cuando tenía un conflicto con sus superiores era muy airado y no tenía una comunicación efectiva con sus superiores. Quería hacer valer su opinión con bravuconadas. Durante mucho tiempo le soportaron esa falta… Pero llegó un día la administración decidió prescindir de sus servicios. Gracias a sus buenos números, Martin consiguió trabajo casi de inmediato en la competencia. Ahora como gerente de operaciones de campo. 

Luego de tres años dando los mejores resultados, su contrato fue cancelado por la misma razón que el anterior trabajo. La historia de Martín es real. De hecho, existen cientos de Martín en tu ciudad, cuya falta de comunicación y de resolución de conflictos eclipsa sus ventajas competitivas.

En ese sentido, cada organización tiene la necesidad de resolver problemas de manera sólida. Los reclutadores encuestados por el Financial Times clasificaron la resolución de problemas complejos como una de las cinco habilidades blandas más importantes que los graduados de MBA necesitan y una de las más difíciles de encontrar.

Una forma de ayudar a los alumnos a desarrollar habilidades de resolución de problemas es ofrecer un aprendizaje basado en el juego. Es difícil llegar a ser bueno para resolver problemas si nunca enfrenta problemas. Los juegos desafiantes brindan a los empleados la oportunidad de probar sus habilidades de toma de decisiones en un entorno seguro y sin riesgos.

Los juegos no solo permiten que los empleados practiquen la solución de un problema, sino que también le permiten realizar un mejor seguimiento de cómo encuentran una solución.

A través de los juegos, puedes obtener información sobre el viaje que toman los alumnos para resolver un problema. Luego, puedes abordar las áreas específicas donde faltan en el proceso de toma de decisiones.

Para los que son como Martín, la profesora Carmen Ojeda publicó el MOOC titulado “Aprende a solucionar conflictos y discrepancias”. 216 Aprendices Digitales ya se han inscrito en este curso, cuya valoración es de 5 estrellas.

4. Gestión del tiempo: si dominas esta habilidad, aumentarás tu productividad

Mal estudiante

Todos tenemos 24 horas al día, pero algunos trabajadores tendrán más dificultades para administrar sus horas que otros. Antes de trabajar hacia una solución, es importante hablar con sus empleados y comprender por qué no administran bien su tiempo. 

¿Están sobrecargados de trabajo o son ineficientes? Comprender la diferencia de esta cuestión afectará la forma en que abordas una solución. Pero es importante que pienses en la respuesta a esta pregunta. Los empleados que carecen de habilidades blandas de gestión del tiempo generalmente no saben cómo priorizar su trabajo.

Si la gestión del tiempo es un problema, establece reuniones semanales con tu equipo y pregúntales sobre su carga de trabajo. De esa manera, puedes comprender cuál es la raíz del problema. Si responden las solicitudes de más de una jefe, puede ser difícil para ellos distinguir entre quién grita más y lo que es más importante. Esto hace que se pregunten: ¿Qué criterios deberían usar para discernir la prioridad? Lo que indudablemente agrega estrés -e ineficiencia- a su trabajo.

Establece criterios para que tu equipo entienda qué es importante y que depende del tiempo. Trabaja con ellos para programar tareas basadas en la prioridad, de modo que centren su tiempo en los lugares correctos. Una vez que los hayas ayudado a comprender lo que es importante, establecer plazos para evitar la dilación y proporcionar responsabilidad para que el trabajo se haga.

El emprendedor social y conferencista Oscar Pérez Marcos tiene un curso titulado “Un camino hacia el alma: propósito de vida y gestión del tiempo”. Oscar utiliza el Storytelling y otras herramientas para ayudarte a conectarte mejor y buscar el sentido de tu vida. 

¿No crees que es lo primero que debemos hacer para lograr una adecuada gestión del tiempo? 

Ya no es suficiente con enfocar el entrenamiento en habilidades duras y técnicas. En la actualidad, las habilidades blandas también son más imprescindibles que nunca.

El 75% del éxito laboral a largo plazo depende del dominio de las habilidades sociales y solo el 25% de las habilidades técnicas

American Management Association (AMA)

Finalmente, las habilidades blandas son como los músculos: sólo se fortalecen cuando trabajas en ellos. Incluye habilidades como parte de los objetivos personales y el desarrollo profesional de los empleados. Haz un seguimiento del progreso de los empleados y proporciona comentarios y reconocimientos por las mejoras realizadas. Si eres disciplinada acerca de flexionar esas habilidades blandas, los resultados llegarán antes de lo esperado.

¿Qué habilidades blandas necesitan tu o tu equipo para trabajar en el futuro? Déjanos un comentario.

SobreJosé Gomera

Cuando no estoy escribiendo para de Catálogo de Cursos, escribo artículos, e-book´s y otros textos interesantes para empresas, autónomos y emprendedores. Soy un fiel promotor de la educación en línea por esa razón reuní un equipo de profesionales para construir el Catálogo de MOOC en español más completo de Internet. Queremos que encuentres la educación de mayor calidad en un solo lugar y que no pierdas tiempo navegando en la red para encontrarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *