Son los MOOC una opción para los estudiantes universitarios en el aprendizaje en línea

Andres Oppenheimer: Coronavirus acelerará el cambio al aprendizaje en línea. Podría ser algo bueno

¿Te gustó la lectura? ¡Compartelo!

La decisión de los sistemas escolares de suspender las clases y enseñar a los estudiantes en línea debido a la pandemia de coronavirus acelerará la revolución del aprendizaje electrónico en todo el mundo, que ya estaba en marcha. La educación tal como la conocemos cambiará para bien, y eso puede no ser algo malo.

Por supuesto, a corto plazo, la crisis del coronavirus afectará negativamente a cientos de millones de estudiantes en todo el mundo.

Solo en los Estados Unidos, a más de 5 millones de estudiantes de K-12 ya se les ha pedido que se queden en casa y estudien en línea, y se espera que los números crezcan. En todo el mundo, el cierre de escuelas ya ha afectado a casi 300 millones de jóvenes, según estimaciones de las Naciones Unidas.

Esto está causando grandes problemas, especialmente para los niños pobres que dependen de los almuerzos escolares para gran parte de su nutrición. Además, los niños de hogares pobres enfrentan más dificultades para adaptarse al aprendizaje en línea que los compañeros de clase más acomodados.

Muchos niños de familias de bajos ingresos no tienen acceso a Internet de alta velocidad, ni siquiera a computadoras. Otros no tienen padres con experiencia en Internet que puedan guiarlos a través de las instrucciones de la clase de aprendizaje remoto. Y muchos maestros aún no están preparados para ejecutar eficientemente sus clases en línea.

Pero desafíos como estos acelerarán las soluciones tecnológicas. Con un número sin precedentes de estudiantes en línea, los niños, padres, maestros y programadores de aprendizaje electrónico recibirán un curso intensivo para mejorar las plataformas de aprendizaje en línea existentes. Y, en los Estados Unidos y en muchos otros países, esto ayudará a reducir en gran medida la desigualdad.

Como aprendí hace unos años mientras investigaba un libro sobre educación, la educación tradicional, en la que los niños van a la escuela por la mañana y estudian en casa por la noche, ha sido una receta para la desigualdad social. El modelo, iniciado por el rey de Prusia en el siglo XVIII, ha condenado a muchos niños de familias de bajos ingresos a abandonar la escuela porque no tenían un padre educado, y mucho menos un tutor privado, para ayudarlos a hacer su tarea. .

Como resultado, muchos niños de familias pobres se rezagan en la escuela y abandonan la escuela, quizás, a una pobreza de por vida.

En 2007, varias escuelas de EE. UU. Comenzaron a abordar este problema creando «aulas invertidas», en las que los estudiantes comenzaron a estudiar en casa con sus tabletas por la mañana y fueron a la escuela por la tarde para hacer sus tareas con la ayuda de sus maestros. .

Este nuevo modelo educativo, uno de los varios que se incluyen en el ámbito general del «aprendizaje combinado», debería ser el futuro de la educación. Probablemente sea la mejor manera de ayudar a los niños de hogares con desventajas económicas a permanecer en la escuela, ir a la universidad y ascender en la escala social.

Desde entonces, plataformas de aprendizaje electrónico como The Khan Academy, un grupo sin fines de lucro fundado en 2008 que ofrece videos educativos en línea gratuitos a millones de personas en todo el mundo, y las nuevas generaciones de robots de enseñanza han mejorado drásticamente el aprendizaje remoto.

En 2017, un pequeño robot experimental llamado «Profesor Einstein», que se parece al físico ganador del Premio Nobel, comenzó a vender en línea. Es una combinación de un juguete y un asistente virtual tipo Alexa que ayuda a los niños a aprender matemáticas, física y geometría. Desde entonces se han producido varios otros robots docentes.

Los cursos universitarios como los ofrecidos por Coursera, Udacity y edX se han disparado en los últimos años, y muchas instituciones de educación superior acreditadas ahora ofrecen títulos universitarios y de maestría.

Cuando le pregunté al presidente del MIT, Rafael Reif, en una entrevista de 2016, cómo imagina las universidades físicas y el aprendizaje electrónico en el futuro, me dijo: «Creo que será una combinación de 50-50».

Pero no me sorprendería si, después de la pandemia de coronavirus, la mayoría de la educación terciaria se conecta.

Algo similar ocurrirá con la telemedicina, el comercio electrónico y muchas otras actividades. La crisis del coronavirus acelerará la revolución digital en curso. Es demasiado pronto para saber si el resultado general será positivo, pero cuando se trata de educación, la expansión de «aulas invertidas» puede ayudar a reducir la desigualdad.

Puede ser uno de los pocos resultados bienvenidos de la pesadilla del coronavirus.

El presente texto es una traducción del artículo original publicado por el columnista Andres Oppenheimer. Si deseas consultar la publicación original, puedes hacer clic en el siguiente enlace: «Coronavirus will speed up shift to online learning. It could be a good thing«


¿Te gustó la lectura? ¡Compartelo!

SobreJosé Gomera

Cuando no estoy escribiendo para de Catálogo de Cursos, escribo artículos, e-book´s y otros textos interesantes para empresas, autónomos y emprendedores. Soy un fiel promotor de la educación en línea por esa razón reuní un equipo de profesionales para construir el Catálogo de MOOC en español más completo de Internet. Queremos que encuentres la educación de mayor calidad en un solo lugar y que no pierdas tiempo navegando en la red para encontrarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *